viernes, 31 de marzo de 2017

Ana - Roberto Santiago


FICHA DEL LIBRO
Autor:
Roberto Santiago
Título:
Ana
Editorial:
Planeta
Año de edición:
2017
Género:
Thriller
ISBN:
9788408166580
Páginas:
864



Sinopsis:
Años atrás, Ana Tramel fue una brillante penalista a la que se disputaban los mejores despachos. Un oscuro suceso en su pasado cambió su vida y ahora pasa sus días entre recursos administrativos en un mediocre bufete, ahogándose en un vaso de whisky. Pero su vida da un vuelco cuando su hermano Alejandro, con el que no habla desde hace cinco años, la llama angustiado. Ha sido detenido por el asesinato del director del Casino Gran Castilla. Ana pide ayuda a su jefa y vieja amiga, Concha. Necesita la estructura y recursos del despacho para llevar adelante una defensa en la que tiene prácticamente todo en contra. Acompañada de un peculiar equipo (un viejo investigador, una abogada novel y un becario ludópata) se enfrentará a un gigante empresarial.




Opinión personal:
Reconozco haber sido, hace ya tiempo, una lectora habitual de la obra de John Grisham, el escritor norteamericano conocido por sus bestseller judiciales y del cual tengo unos cuantos libros en mis estanterías. Cuando vi que Editorial Planeta publicaba "Ana" y leí la sinopsis me lo recordó mucho, y por eso me decidí a hacerme con ella. Hoy os traigo mis impresiones sobre una buena novela cuya trama gira en torno a un complicado personaje y a la querella criminal que interpone contra una corporación del juego.

"Ana" es el título de esta novela y el nombre de su protagonista principal. Conoceremos a Ana Tramel, una abogada de 43 años, que se encuentra sumida en pleno proceso de autodestrucción, convertida en un despojo humano y en un estado de total abandono, copado por su adicción al alcohol, los tranquilizantes y el sexo. En esto se resume su vida desde que hace cinco años ocurrió algo que le costó la ruina personal y profesional. Pasó de ser una bestia en los tribunales y una mujer con sueños, esperanzas y anhelos a refugiarse en sus adicciones. La química se convirtió en su mejor amiga, destrozando su mundo por completo. Ana abandonó su meteórica carrera en la abogacía y se refugió en un despacho dedicado a recurrir sanciones administrativas de tráfico.

Nuestra protagonista recibe la llamada de su hermano Alejandro, su único familiar vivo y con el que lleva años sin hablar. Se encuentra detenido en el cuartel de la Guardia Civil de Robredo porque ha acabado con la vida de Bernardo Menéndez Pons, el director del casino Gran Castilla. Va a tener complicada su defensa porque hay una docena de testigos, incluso cámaras que han grabado el asesinato, y lo que es peor aún: él mismo lo ha confesado todo. Le debía una cantidad indecente de dinero al casino y Ana decide poner una querella criminal contra una de las empresas más importantes del juego. Es impensable atacar al emporio que más puestos de trabajo genera en el país y eso le traerá fatales consecuencias, porque además se va a rodear de un equipo de perdedores, compañeros del bufete de multas de tráfico que carecen de experiencia en los juzgados. Es la historia de David y Goliat, una lucha quijotesca consigo misma y contra el resto del mundo.

Si pensaba que había tocado fondo estaba muy equivocada, porque su vida se va a convertir en un verdadero infierno al tener que enfrentarse a sus peores fantasmas y a una horda de abogados con recursos ilimitados que le atacarán por todos los frentes. Por si esto fuera poco, todo se complica al tener que mediar en otro proceso judicial relacionado con su mejor amiga.

Cinco son las partes en las que se encuentra estructurada esta extensa novela, con un total de 91 capítulos que siguen una argumentación cronológicamente lineal. Roberto Santiago utiliza un narrador en primera persona para una historia con un estilo narrativo fluido que se mantiene gracias al equilibrio entre la narración y el diálogo, lo cual permite que su lectura sea fácil y capte el interés del lector desde su inicio. La narración en primera persona por su protagonista principal, aun siendo muy arriesgada, es ideal para permitir el acceso a los pensamientos y decisiones del personaje. Un punto de vista interesante para ir descubriendo su personalidad y entender sus decisiones.

Ana tiene muchos defectos: es cabezona, soberbia, engreída, irritante y cínica, una especialista en cambios de ánimo sin venir a cuento. Fue una auténtica apisonadora, despiadada y sin escrúpulos, tenaz y luchadora, pero su ambición profesional de antaño quedó ahogada en un vaso de ginebra mucho tiempo atrás. A pesar de tener muchas flaquezas, ella nunca se rinde. Incluso después de su último aliento es capaz de seguir encajando los golpes que la vida le arrea y resurgirá, cual ave fénix de sus cenizas, para ayudar a quien más la necesita, aunque sea un caso perdido de antemano.

Alrededor de nuestra protagonista principal hay un vasto elenco de personajes secundarios, indispensables para el desarrollo de la historia, con sus diferentes personalidades y compartiendo algunos de ellos ciertas adicciones. Por eso es inevitable que unos tengan mayor relevancia que otros en la trama y se encuentren mejor perfilados en detrimento de otros, que apenas están esbozados. Toda la novela es una crítica velada, un alegato contra la industria del juego, un sector en auge que el Estado no solo permite, sino que fomenta porque saca una jugosa tajada, sin tener en cuenta el trastorno psicológico que afecta a las personas ludópatas.

En resumen, "Ana" es un thriller judicial con un personaje principal complejo y potente, que cuenta con una trama perfectamente urdida en su planteamiento y desarrollo, con algunas sorpresas y giros argumentales. Su ritmo es fluido, pero se ralentiza bastante cuando nos sumergimos de lleno en el proceso judicial.  Aún teniendo un argumento muy atractivo, a mi parecer, a la novela le sobran algunas páginas, porque en ocasiones menos es más (como dicen en mi pueblo). Aunque es un detalle sin importancia, que no le resta interés a la historia, no puedo resistirme a aclarar que los guardias civiles no usan "placa", como la policía, si bien es un error muy habitual de los autores que incluyen a este cuerpo en sus tramas. 

Y como siempre digo: esta es la opinión de una simple amante de la lectura, no de una crítica literaria.

Su autor:

Roberto Santiago es escritor, dramaturgo y director de cine. Ha escrito más de veinte novelas infantiles y juveniles. Entre otras, la colección Futbolísimos (Editorial SM), que se ha convertido en la saga de literatura infantil española más vendida en nuestro país en los últimos años, y que ha sido traducida a varios idiomas. Ha escrito y dirigido, entre otras, las películas El penalti más largo del mundo (nominada al Goya al mejor guion), El club de los suicidas, Al final del camino y la coproducción internacional El sueño de Iván. Ana, es su primera novela para adultos.



35 comentarios:

  1. Coincidimos en impresiones. He disfrutado con su lectura aunque ciertamente creo que quizá alguna página menos hubiera sido mejor.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. El tema judicial no me atrae mucho pero aún así me animaría con esta lectura
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente y tebgo muchas ganas

    ResponderEliminar
  4. A mí también me gustó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Que ganas tengo de hacerme con él. A ver si puedo prontito. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. A mí me ha gustado más que a ti; en mi opinión no le sobra nada y la parte del proceso judicial yo diría que es la que más me ha gustado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. A mí no he ha sobrado ni una coma, me he divertido muchísimo con esta lectura. Lo de la placa que comentaspues ahora tengo mis dudas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Uf... esta me echa un poco más para atrás que la que leí de Laky ayer... me esperaré a las demás reseñas que vayan saliendo :)

    ResponderEliminar
  10. Apunta alto este libro por el personaje pero me imagino lo que le sobra y me pasa como a ti.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que no he leído ninguna novela negra con trama judicial. No sé si me gustaría, la verdad, pero la tendré en cuenta por si acaso.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Siempre es bueno descubrir nuevos autores/as que se basen en la trama judicial a pesar de que Grisham es muy buen autor (o por lo menos para mí) de este género. Así que creo que lo pasaré en grande leyendo Ana.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Ay pues en mi opinión no le sobra ni hija, de hecho no me hubiese importado que se hubiese alargado unas cuantas más jajaja

    ResponderEliminar
  14. El tema de la abogacía y todo lo que tiene relación con ella no me interesan, por lo tanto esta novela no creo que la vaya a leer en breve. Besos

    ResponderEliminar
  15. A mi la trama judicial me llama tal vez porque hice Derecho, pero no sé ya que le tenia echado el ojo para mi hermana que cumple años en unos días, y así lo aprovechaba yo... Besinos.

    ResponderEliminar
  16. He visto tantas opiniones positivas de este libro que sin duda tengo muchas ganas de leerlo. Espero que llegue pronto por acá.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Apuntado, a pesar de esas páginas de más que le sobran según dices, pero pinta muy bien.

    Un beso, feliz finde ;)

    ResponderEliminar
  18. No la he leído todavía y ya empieza a darme vergonya, pero es que no tengo tiempo de nada, o me organizo mejor o abarco menos.
    Buena reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Hola preciosa!
    a mí también me gusta mucho John Grisham, tengo unos cuantos de sus libros en mi estantería aunque últimamente la verdad que tengo un poco olvidado este género, creo que voy a volver animarme con él, este a pesar de los fallos que le has encontrado, creo que no me importaría darle una oportunidad. Genial reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  20. Las novelas que tienen un proceso largo judicial me echan para atrás puesto que me aburren un poco. De todas maneras no lo descarto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Ayer escuché en RNE1 una entrevista con el autor que me interesó mucho. Mira por donde hoy leo la reseña de su novela en tu blog. En la entrevista insistió en los peligros de la ludopatia y en la veracidad de todo cuanto sobre el juego en la novela aparece.
    Dices que es del estilo de las de Grisham. Lei no hace mucho la última suya publicada en España y aunque me pareció algo extensos los líos judiciales que deben dirimir los profesionales del derecho, el resultado final fue satisfactorio para mí. Hasta hice reseña de ella en mi blog (AQUÍ) .
    Esta de Roberto Santiago, tras leer tu buena reseña, me la apunto y más pronto que tarde caerá.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Holaaa!!!
    Estoy leyéndola en estos momentos. Estoy todavía en el capítulo 17, pero me encanta la novela y me encanta Ana.
    Yo creo que a mí no se me hará pesado la parte del proceso judicial, es más, creo que es una de las partes que más disfrutaré.
    Lo de que no usan placa de la Guardia Civil que comentas, entiendo que lo dices como identificación; tienes razón en que no la usan como identificación, pero sí la utilizan como distintivo visual al igual que la Policía. Únicamente creo que solamente utilizan placa como identificación los de Policía Nacional.
    Besossss :)

    ResponderEliminar
  23. Como he dicho por ahí. La protagonista me gusta pero la historia en si no se me hace irresistible. Si la encuentro le daré una oportunidad.

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola! Me gusta el género pero este libro no me llama mucho la verdad, así que lo dejaré pasar, que tengo muchos pendientes. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  25. Hola! Le tengo muchas ganas a este libro, veo que es de los que cojo y no puedo parar de leer hasta el final por lo interesante que está. Espero hacerme muy pronto con él.
    Besos!

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola! No conocía de nada el libro pero la verdad es que me llama demasiado la atención. Espero leerlo en un futuro porque realmente me parece interesante.

    Un beso n.n

    ResponderEliminar
  27. Hola!

    no conocía el libro, pero si que es verdad que la trama, a pesar de que el proceso judicial en si puede ser más ralentizado, si que engancha en esta historia de titanes, me parece, porque enfrentarse a la industria del juego, ya tiene tela; no descarto leerla más adelante.
    Besos!

    ResponderEliminar
  28. Yo no he leído casi nada de este estilo judicial, ni del famoso escritor americano...pero me encanta la temática así que esta creo que sería una buena elección. Me da curiosidad la historia de Ana, y aunque le sobren algunas páginas, me parece una historia interesante por esa crítica que se hace al juego.

    Besitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  29. Tiene muy buena pinta Marina, muchas gracias por la reseña, sin duda apuntado queda. B7s

    ResponderEliminar
  30. Me apetece una barbaridad, pero con su tamaño no lo puedo llevar en el transporte público y claro, lo voy dejando. Pero caerá, de eso no me cabe duda. Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Solo oigo cosas buenas de este libro, en algún momento tendré que darle a esta novela o a cualquiera de este autor, porque todavía no me he estrenado con el. Besos

    ResponderEliminar
  32. ¡Qué ganas tengo de conocer a Ana! Espero que en algún momento llegue a mis manos. Me alegra saber que, a pesar de esas páginas que te han sobrado, has tenido una lectura entretenida. ¡Parece que está siendo un éxito! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. En novelas tan extensas es normal que a veces sobren páginas o parezca que hay tramas que se desarrollan de más. Aun así, veo que tu balance final es positivo, y viendo las buenas críticas que está teniendo Ana voy a tener que leerla.

    Un besito.

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...