viernes, 9 de octubre de 2015

Mercedes Pinto - Hijos de Atenea


Autor: Mercedes Pinto
Título: Hijos de Atenea
Editorial: Autopublicado
Año de edición: 2014
Género: Novela Histórica
ISBN: 9788483262559
Páginas: 261

Sinopsis:
En la Angola de 1855 nace Bahati Pasolargo, un bosquimano educado en la sabana por un misionero jesuita heterodoxo. El legado de sabiduría recibido de su amado maestro durante la infancia lo convertirá en un nativo con una formación excepcional en el África austral. Sus conocimientos comenzarán a dar fruto en la travesía que hará como esclavo en 1870 en el último barco negrero que llegó a La Habana. En la bodega del buque, en la situación más hostil e inhumana imaginable, nacerá Ojosdeagua, un niño que desde su nacimiento será el eje de la existencia del joven san. Ya en Cuba, siendo parte de las posesiones de un amo singular, el vínculo afectivo entre el muchacho y el niño forjará el destino de ambos. 




Opinión personal:

"Los Hijos de Atenea son aquellos que buscan el verdadero conocimiento para ponerlo al servicio del entendimiento entre los hombres"

Este no es el primer libro que leo de Mercedes Pinto. Por mis manos ya han pasado, en total, cuatro de sus novelas, cuyas reseñas podéis ver AQUI. Ya le tocaba el turno a Hijos de Atenea, el libro que he elegido para participar en el mes temático de la novela autopublicada, organizada por Laky para el mes de octubre. Confieso que también me viene de lujo para uno de los retos en los que participo y cuya premisa exigía que el protagonista de la historia fuera una persona de color. Una vez más, Mercedes no me ha defraudado, ha conseguido emocionarme, como siempre.

Hijos de Atenea es la historia de Bahati, nacido en Angola a mediados del siglo XIX, en el seno de una tribu nómada, los bosquimanos. Fue su madre quien eligió ese nombre porque significaba "suerte", una suerte que nunca le abandonó en su adversa vida. Siendo apenas un renacuajo se topa con el primer hombre blanco que había visto en su vida. Se trataba de un misionero jesuita, al que llamó Papalú y que se convirtió en su protector, en su maestro y en la llave que le abrió el vasto mundo del conocimiento. La madre de Bahati siempre fue una mujer adelantada a su tiempo, no soportaba las imposiciones y era capaz de pensar libremente. Las normas y las leyes las dictaba ella para sí misma y para su propio hijo. Para que el joven adquiriese los conocimientos suficientes, la madre decide quedarse junto a Papalú y abandonar a su pueblo. Los componentes de su nueva tribu serán una veintena de seres enfermos, desheredados o marginados a los que nadie quiere. Mientras su nueva tribu lo ignoraba, Bahati desconectaba sumergiéndose en los libros, pues tenía una capacidad lectora sin parangón para alguien de su edad. Era un niño muy espabilado, muy inteligente y a los siete años ya leía en español con soltura.

Siendo aun muy joven, el muchacho será secuestrado y embarcado a bordo del último barco negrero que llegó a tierras cubanas. Durante la travesía, nuestro protagonista será instado por el médico del barco a que plasme sobre el papel, a modo de diario, todos y cada uno de los hechos que acontecieron a lo largo del viaje. Reconozco que esta parte de la historia es la más dura porque padeceremos, junto a su protagonista, las adversidades de un viaje tremendamente penoso y dramático. Permitidme, por este motivo, que no entre  en detalles. Tan solo destacar el mejor acontecimiento en la vida de Bahat: el nacimiento del pequeño Ojosdeagua, un ser indefenso por el que nuestro protagonista luchará, salvándole la vida y acogiéndolo como si fuese su propio hijo. Al llegar a Cuba, ambos serán comprados y recluidos como esclavos en un ingenio.


Hijos de Atenea está narrado en primera persona por su protagonista principal y absoluto, que es Bahati. Esta novela es un canto a la libertad, a la igualdad entre los seres humanos. Un canto al amor en todas sus facetas, porque este sentimiento es el único, con una fuerza inexplicable, capaz de mover montañas. El amor es inalterable y no entiende de razas ni culturas, no tiene color. Aunque el tema tratado en el libro es el de la esclavitud, Mercedes lo narra de una manera muy sugestiva, con sutileza, sin entrar en un excesivo detallismo.

Como ya dije hace poco en la reseña del último libro de Mercedes Pinto, ella es una escritora de sentimientos. Nadie como ella  capaz de conseguir que empatices con su protagonista, llegando a sentir y padecer a la vez que él. Ha sabido dotar a sus personajes principales de una personalidad muy marcada, adentrándose en su psicología, en su interior, en su naturaleza más pura. Con ellos reiremos, lloraremos, amaremos y sentiremos sus impotencia ante las injusticias. En definitiva, consigue que el lector se identifique con las miserias y las bondades de sus personajes, haciéndonos partícipes de sus sentimientos y sus ilusiones. No voy a negar que hubo momentos en que me emocionó tanto que casi me arranca alguna que otra lágrima.

Una de las cosas que caracteriza la obra de esta autora es que suele introducir niños entre los protagonistas de sus novelas. Los presenta de una manera tan tierna que no puedes evitar cogerles cierto afecto. En esta ocasión el elegido es el pequeño Ojosdeagua, un ser al que conoceremos desde el mismo momento de su nacimiento.

Hijos de Atenea es una novela lineal cronológicamente y de lectura ágil. Mercedes, al igual que en sus otros libros, hace uso de una prosa sencilla y emotiva. Es una historia cargada de sentimentalismo, con un protagonista optimista que quiso superar las barreras  impuestas por la ignorancia y la falta de conocimiento. La llegada del último barco negrero a las costas americanas supuso un avance en los derechos humanos, porque a partir de entonces ningún ser humano ha vuelto a tener la condición legal de mercancía propiedad de otro. Este cambio lo significa Mercedes en el personaje de Bahati.

Lo único negativo de esta historia es que hay demasiados golpes de buena suerte a lo largo de la vida de nuestro protagonista, y su final es demasiado precipitado.

En definitiva, nuevamente Mercedes Pinto me ha sorprendido gratamente con su libro Hijos de Atenea. Es una novela que recomiendo leer porque, a pesar de tratar el drama de la esclavitud, está narrada de una manera muy sutil, y rebosa ternura. 

Con este libro participo en el mes de la novela autopublicada organizado por Laky.

Su autora:

Mercedes Pinto Maldonado es una escritora y pintora española. Nació en Granada, en 1961, pero actualmente reside en Málaga. Estudió medicina en las facultades de Granada y Málaga, pero lo dejó para dedicarse de lleno a la pintura y la literatura. 
Tiene varias exposiciones de pintura, pero se decantó finalmente por la literatura, porque en esta disciplina es la que se siente más cómoda y donde, según ella, se expresa mejor. 
Su obra emplea elementos históricos pero sin caer dentro del género. Tiene seis libros publicados: El talento de Nano (2005), La última vuelta del scaife(2009), Maldita (2013), Pretérito imperfecto (2013) y El fotógrafo de paisajes(2013) y Cartas a una extraña (2015).



¿Habéis leído alguno de los libros de Mercedes Pinto?



16 comentarios:

  1. Es una reseña muy buena, en todos los sentidos, pero lo que más me ha gustado es saber que te has emocionado con los personajes, eso significa que hemos conectado, lo más importante para mí.
    Muchas gracias por elegir mis libros de nuevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es una temática sobre la que he leído poco. Pero ese poco siempre me ha gustado y este libro promete no ser la excepción. Y hasta ahora todo lo que he leído de esta autora me ha gustado. Así que terminará cayendo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Este es el libro que menos me llama de Mercedes la verdad, aunque me has dejado un poquito con ganas jeje
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tengo muchas ganas de leer esta historia aunque no sé si finalmente podre hacerlo este mes porque tengo algunos compromisos por delante. Lo que tengo claro es que tengo que seguir leyendo novelas de Mercedes y ésta me llama bastante.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ésta es una de esas novelas que tengo que leer. Me da la impresión de que va a ser un poco dura, pero podré soportarlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Te iba a decir.. ¿No es la de Cartas a una extraña? Me alegro de que te haya gustado mucho.
    Yo tengo programado post también con lo que participo yo.. Estate atenta.
    Besotesss

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo esperando en el Kindle, si llego a todo lo que me he propuesto este mes me gustaría incluirlo, pero me parece que estoy abarcando demasiado...
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Tengo pendiente este libro desde hace un tiempo, a ver si me pongo!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Como bien dices, es una escritora de sentimientos y de trazar unos personajes magníficos. De ella he leído Josué El Errante y El fotógrafo de paisajes. Esta que reseñas la tengo en mi kindle pendiente de lectura. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta como escribe esta autora pero por el momento no creo que lea este libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Tengo ganas de leerla pero me falta tiempo :(

    Bs.

    ResponderEliminar
  12. El tema que trata siempre ha despertado mi interés, así que quizá la historia me gustaría.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  13. Me gusta el tema y creo que me tinca mucho este libro, espero leerlo pronto !!
    Gracias por la reseña :)!

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Me apunto esta novela, que el tema que trata me interesa :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Me apetece un montón leer esta novela, a ver si no retraso mucho su lectura.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. A pesar de todas las alabanzas todavía no me he estrenado con esta autora, no sé si lo haría con este libro.

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...