jueves, 30 de enero de 2014

Christian Jacq - Imhotep. El inventor de la eternidad


Autor: Christian Jacq
Título: Imhotep. El inventor de la eternidad
Editorial: Planeta
Año de edición: 2013
Género: Novela Histórica
ISBN: 9788408101796
Páginas: 464

Breve sinopsis:
Tras la muerte de Faraón, el futuro de Egipto se tambalea. El príncipe Djser, hijo del difunto y decidido a fundar una nueva dinastía, será elegido por el Gran Consejo para convertirse en faraón? Su madre, la reina Nimaat, asume el poder hasta que el nuevo faraón sea aceptado. Para ello deberá pasar con éxito una prueba y enfrentarse al peligroso Sombra Roja.
Mientras, no muy lejos de allí, Imhotep, un humilde artesano, descubre que posee extraños poderes. Su padre también acaba de fallecer y por primera vez en su vida siente la presencia del mal.
El destino de estos dos hombres se cruzará. Contra todo pronóstico, Djeser demostrará ser un gran faraón y con ayuda de Imhotep luchará por construir la Gran Obra, a pesar de que las fuerzas del mal harán todo lo posible para que fracasen…


 

Opinión personal:

Hacía muchísimo tiempo que no leía nada de uno de mis autores de novela histórica favoritos. Tengo una gran cantidad de libros suyos, que me han ido llegando en forma de regalo en diferentes celebraciones (algunas veces por pares, jeje).

Ahora que he terminado de leer su última novela, publicada el pasado año, siento reconocer que me ha defraudado enormemente. Me he encontrado con más de lo mismo. Digo esto  porque tanto la trama, como algunos de sus personajes, habían sido repetidos por Jacq en otros libros anteriores, y la base argumental es calcada a otras. De nuevo hay un malo muy malo que quiere destruir al pueblo egipcio, aliándose para ello con una fuerza mágica funesta; hay un burro llamado Viento del Norte, el mejor amigo de Imhotep, y que repite el mismo nombre que un congénere que aparece en la trilogía de “El juez de Egipto” (podría ser que este nombre fuera muy común para los burros del antiguo Egipto, aunque me extrañaría una barbaridad); la amada del protagonista comparte nombre y profesión con la protagonista de la trilogía anteriormente mencionada. 

Es un libro que está narrado en tercera persona, de una manera sencilla, aunque con unos personajes muy manidos por el hecho de estar más que repetidos a lo largo de la obra de Christian Jacq. Resulta, así mismo, muy redundante y pesado cuando trata el tema esotérico. Está ambientada en torno a los años 2667-2648 a.c.
Asistimos al relato de dos historias paralelas y aparentemente sin relación alguna, que finalmente se acabarán enlazando. Veremos cómo el futuro faraón Zoser (Dyeser) se tiene que someter a una serie de pruebas antes de ser merecedor de la corona del Alto y el Bajo Egipto y, una vez superadas, comenzar a asentar las bases para acometer los cambios necesarios y dar pie a la Tercera Dinastía.

Dejando a un lado la parte negativa, de la mano de Christian Jacq, famoso arqueólogo y experto en el antiguo Egipto, vamos a acercarnos a la cotidianeidad de los egipcios de la época, viendo la enorme diversidad de rituales de todo tipo que eran llevados a cabo por un cuerpo ritualista preparado para tal circunstancia. Por poner unos ejemplos, había que pasar por un ritual previamente a la coronación del faraón, para realizar la vendimia y transformar la uva en un buen vino, incluso para acceder a estudiar medicina en la casa de la Vida había que realizar un ritual, y así un largo etc. En todos estos rituales hay una gran carga de superstición y de magia.

A través de la lectura entenderemos por qué todo giraba en torno al río Nilo, que garantizaría las cosechas en función a su crecida; conoceremos el funcionamiento del complejo entramado funcionarial y sabremos la manera en que Imhotep llegó a ser el primer arquitecto reconocido de la historia por la realización del recinto funerario de Saqqara. Este personaje comenzó siendo un simple artesano y llegó a acaparar títulos tan nobles como Juez Supremo, Sumo sacerdote de Heliópolis, Jefe de los trabajos públicos y Arquitecto real, entre muchos otros.



Durante siglos, Imhotep fue considerado como un dios de la medicina, tocado con un don sobrenatural para la sanación, y se le solía representar esculturalmente sentado como los escribas, con un papiro entre sus rodillas y tocado con un bonete.



¿Recomendaría este libro? Rotundamente no en caso de que hayáis leído con anterioridad algún libro de este autor y que estuviera ambientado en el antiguo Egipto, ya que no va a aportar nada nuevo. Como ya dije al principio….es más de lo mismo, y es una pena, porque hasta ahora Christian Jacq no me había defraudado tanto.
  

10 comentarios:

  1. Aunque la sinopsis pinta interesante no creo que vaya a leerlo. Gracias por tu reseña.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es normal si no te gusta este tipo de género literario :)

      Besos

      Eliminar
  2. Hace la tira de tiempo que no leo nada de este autor y mira que me gustan sus libros precisamente por estar ambientados en el antiguo Egipto que me fascina. Tengo que revisar mi biblioteca a ver que me puedo leer proximamente o directamente buscar este.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Neftis, para mi ha caído un mito por lo repetitivo que se ha vuelto. He leído todo lo que ha escrito y que está ambientado en esta época y me encanta, pero no me gustan los bucles ;)
    De aqui en adelante, de Christian Jacq solamente leeré su saga de Mozart, a ver qué tal está.

    Saluditos, corazón

    ResponderEliminar
  4. En un principio me tenía buena pinta, aunque no hev leído nada de este autor, pero tenia gans de adentrarme en el mundo egipcio, pero bueno, seguiré tu consejo.

    un besiño

    ResponderEliminar
  5. Ali, si no has leído nada de este autor y te gusta esta época histórica, te lo recomiendo encarecidamente, pero empieza mejor con la trilogía de "El Juez de Egipto"

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Por tu extensa y bien argumentada opinión personal se diría que esa época de la Historia te fascina, jeje... No he leido ninguna obra de este autor y me temo que a mis años ya no voy a hacerlo, aunque alguien me tiene la casa llena de sus libros

    ResponderEliminar
  7. Rafael ¿tienes la casa llena de libros de Christian Jacq y aun no has leído ninguno? A eso lo llamo yo tener delito, jeje
    Nunca es tarde si la lectura es buena!!!
    Saluditos :)

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que no he leído nada del autor, pero tengo ganas de leer algo de Egipto.. y la sinopsis no tiene mala pinta. Buscaré al autor y sus obras... a ver si hay alguna que me guste más.
    Besoss

    ResponderEliminar
  9. Lunilla, empieza, si puedes, con "El juez de Egipto".

    Besis

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...